Matilde no está sola

Matilde es una de las compañeras más valoradas y más queridas del Movimiento de Vivienda de Madrid. Una leona que no duda en desplazarse donde sea con tal de tratar de apoyar para que se paralice un desahucio. Su vida es un ejemplo de trabajo, de lucha y sacrificio.

Hija de emigrantes andaluces que vinieron a Madrid huyendo del latifundismo y la miseria, empezó a trabajar en un pequeño taller de costura el día que cumplió los 14 años. Toda una vida de trabajo en un sector tan duro y mal pagado como es el sector de la limpieza, toda una vida de trabajo en casa, asumiendo también el cuidado de toda su familia. Esa voluntad de cuidar le llevó a avalar con su vivienda la compra de la casa de su propia hija.

El gigante bancario alemán, el Deutsche Bank, le ofrecía un crédito a su hija a condición de que fuera avalado con la casa que Matilde y su marido habían comprado con gran sacrificio. Como tantos padres y madres así lo hicieron, dispuestos a lo que fuera por la felicidad de los suyos. Pero las condiciones de trabajo de su hija cambiaron y la cuota de hipoteca, a interés variable, se disparó. Los numerosos esfuerzos y sacrificios de toda la familia ya no bastaban para afrontar las letras que ascendían ahora hasta los 1.600 euros, cantidad imposible de pagar para una familia obrera. Así que su hija perdió la casa que durante tanto tiempo había pagado. No contento el Deutsche Bank con haberse quedado con la casa de su hija, reclamó además la casa de la propia Matilde que había sido aval de la hipoteca.

Cuando nos llaman caraduras, perroflautas o que queremos vivir de gorra siempre pienso en historias como la de Matilde, de tantas personas que han trabajado como esclavas toda su vida y a quienes han estafado gigantes empresariales hasta sacarles los tuétanos.

Pero Matilde no está sola. Matilde es inteligente, luchadora y digna. Matilde ahora conoce sus derechos y es valorada y querida con locura por todo su vecindario y toda la gran familia que es la PAH y el Movimiento de Vivienda, y que va a luchar hasta el final para defender a una mujer tan admirable.

JALEO en Carabanchel, nuestras primeras jornadas de Autodefensa Laboral

Carabanchel celebró el fin de semana del 5, 6 y 7 de octubre sus primeras jornadas de Autodefensa Laboral organizadas por la Asamblea Popular de Carabanchel. Entre los actos que se celebraron en el ESLA EKO contamos con mesas redondas, talleres y proyecciones.

A través de estas jornadas el grupo de Autodefensa Laboral trató de hacernos reflexionar sobre el panorama que se ha configurado tras la última reforma laboral, el protagonismo de las empresas de la autodenominada “nueva economía” y las posibilidades de organización que se nos presentan ante esta nueva configuración.

La intención era abarcar la problemática desde todas las perspectivas posibles, por lo que tratamos de acercarnos a ella de distintas formas. Comenzamos el viernes a las 20:00 con la mesa redonda “Sindicalismo y territorio: nuevas formas de organización en la nueva economía” en la que tuvimos el placer de contar con cuatro profesionales que estudian el tema desde distintos ángulos para debatir sobre las nuevas formas de explotación y las nuevas posibilidades y formas de lucha. Contamos con Ekaitz Cancela, Genoveva López Morales, Esteban Hernández y Josefina Martínez.

Esta diversidad de ponentes dio origen a un debate muy rico en el que pudimos concluir que si bien debemos mantener las fuerzas en las estrategias de lucha clásica no debemos perder de vista que la acumulación de capital informativo comienza a rivalizar con la acumulación de capital clasica.

Continuamos con una doble sesión el sábado, por la mañana tuvimos una charla-debate con las compañeras de SEDOAC, Servicio Doméstico Activo, una asociación de trabajadoras de servicio doméstico con una trayectoria de más de diez años en la lucha por un convenio digno que mejore las condiciones de las trabajadoras. Fue un placer conocer más de cerca su lucha diaria y sus necesidades más acuciantes, desde ADELA estamos deseando trabajar con ellas en las oportunidades que se nos presenten. Para este taller elaboramos una breve ‘Guía de derechos para trabajadoras migrantes del servicio doméstico’, ya que en la actividad práctica del grupo de Autodefensa Laboral nos hemos encontrado que una gran mayoría de los casos responden a este sector concreto de la población del barrio.

Por la tarde, impartimos el primer taller sobre despidos y cómo enfrentarse a ellos. Salimos con muy buenas sensaciones y varias estrategias nuevas de enfrentamiento contra algunas de las situaciones más complicadas de nuestras vidas laborales. ¡Con formación se combate la indefensión!

Por último, el domingo disfrutamos de una divertida e interesante tarde de pelis para toda la familia, primero vimos ‘Hormigaz’ con las más peques para que también pudieran participar en este maratón de autodefensa laboral y después vimos ‘Odio en las entrañas’ seguida de un interesantísimo debate sobre la violencia y el sabotaje en la lucha obrera.

Ha sido un placer haber podido encontrarnos e intercambiar impresiones tanto con los ponentes como con los asistentes a los debates y talleres. Esperamos que esta sea la primera de muchas citas en las que poner sobre la mesa los problemas a los que nos enfrentamos en el mundo laboral.