El 8 de marzo se sintió fuerte en Carabanchel

El pasado 8 de marzo no fue un día cualquiera porque hicimos historia. La Huelga Feminista convocada a nivel internacional fue todo un éxito. Fue secundad por millones de mujeres en todo el mundo, y en el caso de España las movilizaciones fueron de las más multitudinarias de Europa. El 8 de marzo se sintió fuerte en el mundo entero, también en los barrios, y por supuesto en Carabanchel.

Durante las semanas previas y el mismo día 8 llenamos las calles de reclamas a favor de una verdadera igualdad entre hombres y mujeres. Hemos dejado claro que ya no hay marcha atrás, y queremos un mundo y un barrio distinto donde mujeres y niñas no nos veamos privadas de nuestros derechos y libertades por el mero hecho de ser mujeres. No vamos a parar hasta conseguirlo.

Desde los barrios comienzan las luchas porque es el entorno en el que construimos nuestras vidas. Y la Huelga Feminista ha sido una de las más importantes. En Carabanchel hemos vivido con emoción la preparación del 8 de marzo, y aún después de esta fecha siguen retumbando las voces de las mujeres que salimos a reivindicar lo que es nuestro.

Durante los días previos, los colectivos del barrio, entre los que se encuentra la Asamblea Popular de Carabanchel, nos hemos organizado para realizar piquetes informativos y asambleas con los que dar a conocer los motivos de esta huelga entre nuestras vecinas y vecinos. Nuestro barrio nunca defrauda, y decenas de personas, comercios, colectivos… han apoyado esta lucha.

La Plaza de Oporto ha sido uno de los escenarios principales, que acogió la cacerolada que dio comienzo a la Huelga Feminista, y que terminó cortando la calle de General Ricardos mientras se veían las muestras de apoyo a montones desde los balcones y los coches que circulaban por la carretera.

La jornada continúa a la mañana con piquetes, lecturas de manifiesto y quedadas en distintos puntos del barrio para acudir en compañía a la manifestación. Las plazas de Carabanchel han vuelto a llenarse con el movimiento feminista. Y las redes entre los colectivos que actuamos cada día para mejorar nuestro barrio se han hecho más fuertes.

Otro de los puntos importantes fue la creación de los espacios de cuidados, porque las mujeres paramos pero los cuidados no. Éstos son esenciales para la vida pero de ellos nos encargamos mayoritariamente las mujeres, como si se tratase de una obligación de la que no nos podemos desprender.

En la Asamblea Popular de Carabanchel sabemos que no es fácil poner el cuerpo para salir a luchar, lo vivimos en las paralizaciones de desahucios, en los conflictos laborales con las empresas, cuando comunicamos nuestras acciones… pero todo este esfuerzo no será en vano porque la vida después del 8 de marzo ha marcado un antes y un después.

Celebramos el éxito de este día y seguiremos luchando con la convicción de que ¡la revolución ya es feminista!

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: El 8 de marzo se sintió fuerte en Carabanchel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.