La situación de la ILP por el derecho a la vivienda

El actual gobierno municipal, autoproclamado “del cambio” con fines puramente propagandísticos, pues la situación de la gran mayoría de la población madrileña, y en especial de aquellas personas más vulnerables, no han visto ni un atisbo de mejora en sus vidas durante estos más de 2 años de nefasta gestión municipal. Más bien se suman al establishment (“apoltronamiento”) y prolongan políticas neoliberales dinamitando aún más el “bienestar”, por no decir malestar, de todas las vecinas. Incluido en materia de vivienda.

Hace unos meses el movimiento de vivienda de Madrid (Asambleas 15M, PAHs,…) en colaboración con varias entidades sociales (ALA, FRAVM,…) apostamos por un texto legal por el derecho a la vivienda y la pobreza energética en la Comunidad de Madrid, replicando otras regulaciones ya existentes en otros lugares del Estado (como la Ley 24/2015,…), a través de una ILP (Iniciativa Legislativa Popular), que no sólo regula el acceso a la ciudadanía actual a la vivienda, sino que dejaría atada la imposibilidad de la especulación con la vivienda pública para que no se repitan ejemplos ya vividos. Siendo apoyada esta ILP mayoritariamente por 78.000 firmantes en menos de tres meses. Ampliamente superada las 50.000 firmas exigidas.

Si las firmantes de esta ILP se equiparasen en votos se traducirían en más de 3 diputadas en la Asamblea de Madrid. Siendo un clamor popular la aprobación de este texto para exigir hacer efectivo, una vez más, el derecho de acceso a la vivienda incluido en el artº47 de la Constitución Española del régimen del 78 -que siguió al régimen “del que lo dejó todo atado y bien atado”-, entre otras regulaciones. Mientras, en Madrid siguen produciéndose diariamente decenas de desahucios. En ese impasse político creemos que es necesario cargarse de razones, apoyos y presión para garantizar la aprobación del proceso. Desde nuestra asamblea pensábamos que podría haber sido un buen momento para dar, quién sabe si hubiese sido, el empujón definitivo a la ILP llevando al pleno de noviembre de la Junta Municipal del Distrito (JMD) de Carabanchel una moción en apoyo a ella.

Donde todos los grupos políticos la votasen y pudiese salir otro apoyo político al igual que otros municipios y distritos madrileños ya hicieron. Aunque nuevamente y lamentablemente, el Gobierno de la JMD dé la espalda a las personas más vulnerables al no incluir la moción en el orden del día del citado pleno priorizando estériles debates como órganos burocráticos de pseudoparticipación sin decisión alguna en la vida política del distrito (foros locales). Incoherentes totalmente a los vacíos discursos que pregonan sobre participación ciudadana, usurpando o intentando robar nuestra voz. Sobretodo alegando ¡falta de utilidad pública!, teniendo en cuenta la imperiosa necesidad de poder dormir bajo techo, y que se trata de entidades sociales, como la FRAVM, las que promueven esta iniciativa de las cuales proceden algunos de sus compañeros de régimen (ejemplo, 2º teniente de alcalde de Madrid). Teniendo en cuenta también que hasta la presidenta de la JMD firmó esta ILP en la recogida de firmas al contrario que su jefa, Manuela, que se negó a firmarla-¡la bronca que le habrá caído a la subalterna de la jefa Manuela!.

Tal vez el motivo, quién sabe, por el que se hayan negado tan siquiera a debatir su apoyo institucional sea por órdenes de arriba. Sin embargo, contrasta enormemente que la JMD sí que nos tiene incluidas dentro de su listado de entidades en el distrito, de cierta utilidad, a las cuales bombardear a base de correos electrónicos con sus campañas.

De todos modos, seguiremos luchando contra tanta injusticia y denunciando hechos y actitudes tan nocivos como los descritos.