Semana de lucha feminista en Carabanchel

El miércoles 8 de marzo dimos el pistoletazo de salida a nuestra maratón de actividades en torno a la lucha feminista en el barrio. Empezamos yendo todas juntas a la manifestación desde la plaza de Oporto para que ninguna se quedara sola y la pancarta de Carabanchel estuviera presente una vez más. Pese al pésimo trabajo por parte de la policía y en general el personal encargado de cortar las calles por las que iba a pasar la manifestación, fue un éxito absoluto de asistencia. Nos sentimos en un ambiente acogedor, respetuoso y libre para reivindicar la lucha de las mujeres en Carabanchel y en el mundo. Para algunas de nuestras vecinas era su primera vez en una manifestación feminista y no se nos ocurre mejor iniciación que ésta, por lo que desde aquí queremos agradecer a la organización todo el trabajo y la ilusión.

Pancarta 8m

Continuamos el viernes 10 de marzo con un taller de portavocía no mixto con el objetivo de que las mujeres del barrio que se sentían menos seguras a la hora de hablar en público adquiriesen herramientas que las hicieran sentirse más confiadas y así recuperar su presencia en el espacio público y todos los matices que nuestros debates se estaban perdiendo por no tenerlas en cuenta. Las mujeres de Carabanchel, siempre dispuestas a dar batalla, llenaron el taller y lo exprimieron al máximo. Entre todas, analizamos nuestros miedos y le dimos no sólo una solución individual a cada dificultad, sino que también tratamos de articular una respuesta común al problema de la desigual presencia de géneros en el espacio político de nuestra asamblea.

taller de portavocía

Por último, el domingo 12 de marzo pusimos fin a la semana con una tasamblea emática sobre el papel de la mujer en nuestras luchas diarias, ahondando en el lugar que se quiere dar al feminismo en la asamblea, siempre transversal a todo lo que hacemos.

Cada grupo de trabajo preparó una pequeña intervención sobre el tema y después se abrió un espacio para el debate que muchas de las compañeras de la asamblea aprovecharon para tomar la palabra y compartir y reivindicar su trabajo diario como activistas, trabajadoras, madres, cuidadoras no remuneradas, etc. Fue un momento muy emocionante porque todas ellas decidieron superar sus nervios y poner en práctica las herramientas adquiridas en el taller de portavocía para hacerse dueñas de su voz y enriquecer nuestro debate.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *