Basta de persecución a los y las que luchan. Libertad para Andrés Bódalo.

El pasado miércoles 30 de marzo era detenido para ser conducido a prisión Andrés Bódalo, jornalero y activista del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Está condenado a cumplir tres años y medio de cárcel acusado de agredir a un teniente de alcalde de un pueblo andaluz durante unas protesta. Paralelamente a la condena y detención nos hemos encontrado una poderosa campaña difamatoria contra esta persona en todo el espectro mediático. Esta campaña tiene como objetivo justificar socialmente el encarcelamiento y desvincularnos de esta persona y el conjunto de la lucha de la que forma parte.

photo270357750673942882(1)

Carteles en las paredes de Carabanchel por la libertad de Andrés Bódalo

Sin embargo, no podemos pasar por alto que el sumario judicial está lleno de irregularidades. No aparecen en los grandes medios de comunicación cuando se da la noticia pero es alucinante.

-No se admite como prueba el vídeo donde se ve a Andrés Bódalo apaciguando y tranquilizando a la gente en el momento en el que según la fiscalía se produce la agresión.

– No se tiene en cuenta la declaración de la Guardia Civil que plantea que Andrés Bódalo no participó en la agresión y se dedicó a mediar y a calmar los ánimos.

– Se tiene en cuenta la declaración de un policía municipal ya fallecido.

-La procuradora olvida presentar el recurso en el tribunal supremo dentro de plazo

– Se presenta un recurso al Constitucional por desamparo y esto no logra parar la ejecución de la sentencia.

Llama la atención que todas estas cuestiones hayan sido ocultadas en el tratamiento mediático del caso.

Vemos que se dan una suma de incoherencias e arbitrariedades que evidencian que de lo que se trata es de un juicio político y un intento de escarmiento contra la gente que está a la cabeza de las luchas. De nuevo intentan reprimir lo que no pueden controlar y domesticar. Encarcelamientos como este lo que ponen de manifiesto es la escasísima calidad democrática de nuestro sistema. Organizaciones internacionales de gran prestigio ya han presentado informes de arbitrariedades judiciales y montajes policiales contra activistas sociales como una forma de tratar de acallar la protesta (+ info)

Quienes estamos cada día en la calle lo hemos visto en numerosas ocasiones y sabemos que no es el único. El caso de Alfon va en este sentido pero es similar a otros muchos, como el caso de Patricia, de Atanas y tantos otros activistas sociales y antidesahucios. Es el perenne intento de reprimir las voces discordantes y la lucha.

A eso responderemos con solidaridad, unión y más lucha.

Podrán cortar las flores pero no podrán detener la primavera.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *