“Hay que tener en cuenta no sólo derechos de generaciones humanas venideras sino los de todos los seres vivos”. Crónica charla decrecimiento (+vídeo)

El pasado domingo 22 de noviembre la plaza de Oporto fue el escenario de una Asamblea Popular en la que abordamos las propuestas del llamado Decreciemiento. Contamos con la presencia de de Carlos Taibo, uno de sus apologistas.
Carlos Taibo, escritor, editor y profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Autónoma de Madrid, fue contundente en su presentación: “el decrecimiento no es una ideología, es una perspectiva que tienen que asumir todas las ideologías”. En efecto para Taibo “el del decrecimiento no es un proyecto que sustituya a todo lo que el conjunto de luchas contra el capitalismo ha supuesto desde mucho tiempo atrás: es, antes bien, una perspectiva que permite abrir un nuevo frente de contestación del capitalismo imperante. En ese sentido parece razonable afirmar que en el Norte desarrollado de principios del siglo XXI no es imaginable ningún proyecto anticapitalista consecuente que no sea al mismo tiempo decrecimentalista, autogestionario y antipatriarcal”.

Como resumen bien puede valer una parte de su intervención:
“En la percepción común, en nuestra sociedad, el crecimiento ecomómico es, digámoslo así, una bendición. Lo que se nos viene a decir es que allí dónde hay crecimiento económico, hay cohesión social, servicios públicos razonablemente solventes, el desempleo no gana terreno, y la desigualdad tampoco es grande. Creo que estamos en la obligación de discutir hipercríticamente todas éstas. ¿Por qué? En primer lugar, el crecimiento económico no genera – o no genera necesariamente – cohesión social. Al fin y al cabo, éste es uno de los argumentos centrales esgrimidos por los críticos de la globalización capitalista. ¿Alguien piensa que en China hay hoy más cohesión social que hace 15 años? […] El crecimiento económico genera, en segundo lugar, agresiones medioambientales que en muchos casos son, literalmente, irreversibles. El crecimiento económico, en tercer término, provoca el agotamiento de los recursos que no van a estar a disposición de las generaciones venideras. En cuarto y último lugar, el crecimiento económico facilita el asentamiento de lo que más de uno ha
llamado el “modo de vida esclavo”, que nos hace pensar que seremos más felices cuantas más horas trabajemos, más dinero ganemos, y sobre todo, más bienes acertemos a consumir”.

Aqui puedes ver el vídeo de la asamblea.

La intervención de Taibo dio paso a un breve (hacía un frío de narices) pero intenso debate. Al final de la Asamblea abordamos temáticas del barrio y perfilamos el calendario de las próximas citas: la siguiente Asamblea Popular en la plaza de Oporto será el domingo 13 de diciembre.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *